lei-libro

Un día lei un libro, y me cambio la vida

“Un día leí un libro, y me cambio la vida”. Que hermosa frase, y cuanta verdad hay en ella.

¿Recuerdas cual fue el primer libro que leíste? ¿Cuál fue la primera historia que te conmovió, que te hizo anhelar, llorar, desear, soñar?

Yo recuerdo que de niño cuando aprendí a leer, la situación no me pareció tan gratificante, tenia que leer de 5 a 10 minutos en voz alta. ¿El libro? El que la maestra eligiera y debía leerlo, no era opcional aun cuando yo quisiera leer otra cosa.

Claro, con ese primer acercamiento a la lectura podríamos pensar que no me esperaba un futuro muy
prometedor en el mundo de la lectura, en realidad yo no era muy asiduo a la lectura. Mi madre a quien le gustaba leer, tenia libros por la casa, pero no eran divertidos, tenían demasiadas letras y muy pocos dibujos, y el que tenia dibujos esta escrito en un español que yo no entendía (la Iliada y la odisea) pero me encantaban los dibujos, eran lo más cercano a los superheroes que tenia, pero leer, ¡no! que flojera.

Hasta que un buen día acompañando a mi mamá al supermercado, encontré por casualidad dos libros, los dos con dibujos que me atrajeron, y sorprendentemente para mi, en un español que si entendía, y además cada uno de ellos me contaba una historia que me llamaba la atención, le rogué a mi mamá que me los comprará, y lo hizo. Yo no podía esperar a llegar a casa para poder leerlos, por alguna extraña razón, me sentía ansioso por saber más sobre lo que pasaba con el personaje.

Estos dos libros son tan diferentes uno del otro, como son los hermanos, el primero que leí fue el principito de Antoine de Saint Exupéry, desde la primera frase me atrapo, cuando vi la ilustración infantil, me senti identificado, y me atrapo. Ese día lei un libro que me cambio la vida. Que hermoso poder escribir esta frase y saberla cierta, espero que esto mismo le suceda a mucha gente.

En mi caso, este primer amor, resulto ser suficientemente fuerte, ya que ha sido un compañero desde ese entonces y hasta ahora en mi vida, cada vez que lo leo, encuentro algo nuevo, algo que me aporta algo…


¿Te gustó lo que viste?

Inscríbete en el newsletter emogénica que más te interese para recibir más artículos como este, directo a tu email.

Recibe Ideas emogénica en tu email

Registrate para recibir directo a tu email infografías, post, tips y consejos sobre varios aspectos del desarrollo del talento humano, como liderazgo, trabajo en equipo, solución de problemas, comunicación y muchos otros

Recibe emogénica Insights en tu email

Registrate Recibe directo a tu email infografías, post, tips y consejos sobre Marketing, Social Media, SEO, Publicidad Pagada (PPC), Search Engine Marketing, Modelos de Negocios e innovación, entre otros

Quiero que me contacten

Registrate Si quieres saber más sobre nuestras propuestas, servicios, y eventos; te interesa algún curso en particular o necesitas cualquier tipo de consultoría sobre los temas que manejamos en emogénica, no dudes en buscarnos y nosotros responderemos lo antes posible


Si así lo deseas, comparte este post en Twitter o Facebook [o cualquier otra red social donde creas que será bienvenido 😉 ]

Posted in Blog.

Julio César Álvarez del Castillo González

Experiencia en la creación de estrategias de marketing con énfasis en Content Marketing, SEO, CRM y Social Media desde 1998.

A partir del 2003 inicia mi experiencia en desarrollo del talento humano, clown, improvisación teatral y herramientas teatrales.

3 Comments

  1. También soy del club de la huella inevitable de El Principito. Leerlo -no importa cuántas veces en la vida- es llevarse lecciones muy valiosas.
    ‘Momo’ es otro de mis favoritos de esa edad.
    ¡Qué buen post!

  2. wow, hiciste que recordara los libros que leia de niño, he de confesar que he perdido el habito de la lectura de los libros, y es algo que al finalizar el año, debo de volver a retomar, excelente post.

    Saludos

  3. Coincido contigo, hay libros que cambian la vida… Yo recuerdo en especial “Triptofanito”, que me gustó mucho y es una novela sobre biología y las proteinas, y “Un mundo feliz”, que fue el primer libro que leí a escondidas (siempre me dijeron que lo leería cuando “fuera más grande, porque es muy fuerte”. Y lo tomé a escondidas…).

    También recuerdo con particular aprecio mi enciclopedia “Proteo”: la primera mitad era un comic, en la segunda mitad venían las fichas sobre los temas que pasaban en el comic. Muy buena, también…

    Saludos y gracias por invitarnos a la reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *